Los principales responsables de los grandes bancos centrales del mundo llevaron a cabo su reunión informal anual de Jackson Hole (Wyoming) la semana pasada. No es una cumbre en la que se tomen decisiones, pero sí sirve para dar pistas al mercado y la sociedad sobre el futuro previsible de las políticas monetarias. En palabras de Jerome Powell (presidente de la Reserva Federal de EE.UU.) la inflación sigue demasiado alta y, aunque ha dicho que actuará con prudencia, está dispuesto a subir más los tipos de interés si fuese necesario.

Parece por tanto que sigue optando (como desde hace tiempo) por el “ver y decidir”, es decir monitorizar los datos macroeconómicos para en función de ello ir ajustando la política monetaria. Esto puede tener una parte positiva (no tomar ninguna decisión que pudiese ir en contra del escenario real) y otra negativa (llegar tarde en la toma de la decisión y que pudiese darse cualquier situación no deseada, lo que algunos llaman pasarse de frenada). No es fácil.

En cualquier caso, en mi opinión, estaría por ver si las fuerzas deflacionistas estructurales (digitalización, robotización, envejecimiento, alto endeudamiento, etc.) podrían imponerse de nuevo a otras más coyunturales (pandemia, guerra de Ucrania) y , por tanto, contribuir a ver de nuevo una situación con una inflación más controlada. La cuestión es en cuánto tiempo esto se podría producir.
Veremos qué decisiones van tomando los Bancos Centrales.

Desde un punto de vista de planificación financiera, y con una visión de inversión de largo plazo no debería importar demasiado que los tipos pudiesen volver a subir 25 o 50 puntos básicos.

¡Buena semana!

Published On: septiembre 7th, 2023 / Categorías: Ahorro, Asesoramiento financiero, Dinero /